Premios 

El Parlamento Europeo no solo legisla, sino que también promueve los valores éticos. Todos los años otorga cuatro premios en reconocimiento de la excelencia en los ámbitos de derechos humanos, cine, proyectos juveniles y buena ciudadanía. Estos premios ofrecen una oportunidad de dirigir el foco de la atención pública hacia personas y organizaciones que se esfuerzan por hacer un poco mejor el mundo en que vivimos y de animar a otras a seguir su ejemplo.

  • El Premio del Ciudadano Europeo, un reconocimiento a logros excepcionales - Ampliación del plazo para la presentación de postulaciones y candidaturas hasta el 30 de junio 

    El Parlamento Europeo concede todos los años el Premio del Ciudadano Europeo por logros excepcionales en los siguientes ámbitos:

    • Proyectos para la promoción de una mejor comprensión mutua y una mayor integración entre ciudadanos de los Estados miembros o de la cooperación transfronteriza o transnacional dentro de la Unión Europea.
    • Proyectos que impliquen una cooperación cultural transfronteriza o transnacional a largo plazo que contribuya al refuerzo del espíritu europeo.
    • Proyectos relacionados con el Año Europeo en curso (si procede). 
    • Proyectos que expresen de forma concreta los valores consagrados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

    Los ciudadanos, grupos de ciudadanos, asociaciones u organizaciones pueden postularse al Premio del Ciudadano Europeo por proyectos que hayan llevado a cabo o proponer a otro ciudadano, grupo, asociación u organización.

    Los diputados al Parlamento Europeo tienen derecho a presentar candidaturas, una por diputado al año.

    Dadas las excepcionales circunstancias por las que se atraviesa este año, la vicepresidenta del Parlamento Europeo y canciller del premio, Dita Charanzová, ha decidido ampliar el plazo para la presentación de postulaciones y candidaturas hasta finales de junio.

    Además de los ámbitos mencionados, se anima a los ciudadanos y a las organizaciones a que presenten asimismo candidaturas de proyectos relacionados con la lucha contra la COVID‑19.

    Si desea postularse o proponer otro candidato, pulse aquí.


    Para más información:

      
  • Premio Sájarov a la libertad de conciencia 

    El Premio Sájarov se concede para distinguir logros de particular importancia en uno de los ámbitos siguientes:

    • defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales —en especial del derecho a la libertad de expresión
    • protección de los derechos de las minorías
    • respeto del Derecho internacional
    • desarrollo de la democracia e instauración del Estado de derecho
        
    • El Premio Juvenil Europeo Carlomagno, para todos los jóvenes europeos especialmente motivados 

      El Premio Juvenil Europeo Carlomagno tiene por objeto fomentar el desarrollo de la conciencia europea entre los jóvenes, así como su participación en proyectos de integración europea. El Premio se otorga a proyectos emprendidos por jóvenes en los que se fomente el entendimiento, se promueva el desarrollo de un sentido compartido de identidad europea y se ofrezcan ejemplos prácticos de europeos que convivan como una sola comunidad.

      Este galardón lo otorgan todos los años de forma conjunta el Parlamento Europeo y la Fundación del Premio Internacional Carlomagno de Aquisgrán; el importe del premio es de 5 000 euros para el mejor proyecto, 3 000 euros para el segundo y 2 000 euros para el tercero. Como parte del premio, se invita a los tres galardonados a visitar el Parlamento Europeo (en Bruselas o en Estrasburgo). Asimismo se invita a los representantes de los 28 proyectos nacionales seleccionados a un viaje de cuatro días a Aquisgrán (Alemania).

      Los premios otorgados a los tres mejores proyectos serán presentados por el Presidente del Parlamento Europeo y por un representante de la Fundación Premio Internacional Carlomagno de Aquisgrán.

        
    • Premio LUX en apoyo de la cultura y la identidad europeas 

      Desde 2007, el Premio LUX del Parlamento Europeo proyecta un potente haz luminoso sobre películas que penetran hasta el centro mismo del debate público europeo. El Parlamento considera que el medio cultural puede ser un cauce ideal de debate y reflexión sobre Europa y su futuro. El cine es popular, atrae a generaciones muy diversas y está al alcance de todos.