Especialización inteligente: el concepto y su aplicación a la política de cohesión de la UE

11-01-2016

La brecha persistente entre las regiones de Europa en lo que se refiere al rendimiento en investigación e innovación constituye un argumento de peso a favor de políticas adaptadas al contexto local que fomenten cambios estructurales. Es aquí donde entra en juego la especialización inteligente, abriendo un camino para la transformación económica y la diferenciación impulsadas por la innovación, sobre la base de los activos locales y las ventajas comparativas. Para lograr el máximo impacto, se espera que los esfuerzos y las inversiones se centren en un número limitado de prioridades, identificadas mediante un proceso de descubrimiento en el que los emprendedores desempeñen un papel fundamental. Este enfoque en lo local y esta lógica de definición de prioridades han demostrado una gran coherencia con las reformas generales de la política de cohesión de la UE, destinadas a mejorar el impacto y la eficiencia del gasto. Como consecuencia, disponer de una estrategia de investigación e innovación para la especialización inteligente (RIS3) se ha convertido en un requisito previo para recibir financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. La relación entre RIS3 y política de cohesión es el tema de un informe que se está preparando en la Comisión de Desarrollo Regional del Parlamento Europeo. Las evaluaciones iniciales sobre las estrategias de especialización inteligente, realizadas a comienzos de 2015, han mostrado hasta ahora un panorama heterogéneo, en particular con respecto a la elección de prioridades, a menudo consideradas demasiado genéricas o de escasa relación con las estructuras económicas y de innovación regionales. En 2016, una conferencia de alto nivel será la oportunidad de evaluar de manera más amplia y detallada la aplicación del enfoque de especialización inteligente en la Unión Europea.

La brecha persistente entre las regiones de Europa en lo que se refiere al rendimiento en investigación e innovación constituye un argumento de peso a favor de políticas adaptadas al contexto local que fomenten cambios estructurales. Es aquí donde entra en juego la especialización inteligente, abriendo un camino para la transformación económica y la diferenciación impulsadas por la innovación, sobre la base de los activos locales y las ventajas comparativas. Para lograr el máximo impacto, se espera que los esfuerzos y las inversiones se centren en un número limitado de prioridades, identificadas mediante un proceso de descubrimiento en el que los emprendedores desempeñen un papel fundamental. Este enfoque en lo local y esta lógica de definición de prioridades han demostrado una gran coherencia con las reformas generales de la política de cohesión de la UE, destinadas a mejorar el impacto y la eficiencia del gasto. Como consecuencia, disponer de una estrategia de investigación e innovación para la especialización inteligente (RIS3) se ha convertido en un requisito previo para recibir financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. La relación entre RIS3 y política de cohesión es el tema de un informe que se está preparando en la Comisión de Desarrollo Regional del Parlamento Europeo. Las evaluaciones iniciales sobre las estrategias de especialización inteligente, realizadas a comienzos de 2015, han mostrado hasta ahora un panorama heterogéneo, en particular con respecto a la elección de prioridades, a menudo consideradas demasiado genéricas o de escasa relación con las estructuras económicas y de innovación regionales. En 2016, una conferencia de alto nivel será la oportunidad de evaluar de manera más amplia y detallada la aplicación del enfoque de especialización inteligente en la Unión Europea.