Instrumentos financieros en la política de cohesión

30-09-2019

El uso de instrumentos financieros en la política de cohesión, considerado un método eficiente en materia de recursos para la utilización de los fondos públicos, está cada vez más extendido. Los instrumentos financieros ofrecen apoyo a la inversión en forma de préstamos, garantías, capital y otros mecanismos de reparto del riesgo. En el período de programación 2014-2020, los instrumentos financieros pueden ejecutarse en todos los ámbitos temáticos y fondos que abarca la política de cohesión, y combinarse con subvenciones. Está previsto que los importes asignados se dupliquen con respecto al período anterior. Las conclusiones que hasta ahora se han extraído de la ejecución de los instrumentos financieros revelan que dichos instrumentos ofrecen ventajas y plantean desafíos. Su carácter renovable puede aumentar la eficiencia y la sostenibilidad de los fondos públicos a largo plazo. La exigencia de reembolso puede estimular un mejor rendimiento y una mayor calidad de los proyectos de inversión. Los instrumentos financieros pueden mejorar el acceso a la financiación, al centrarse en proyectos viables desde el punto de vista económico que no han podido obtener financiación suficiente de las fuentes existentes en el mercado. Sin embargo, también pueden entrañar costes y tasas de gestión elevados, así como procedimientos complejos de puesta en marcha. Aunque los instrumentos financieros pueden ser un mecanismo provechoso para optimizar la utilización del presupuesto de cohesión, en algunos casos las subvenciones pueden resultar más eficaces. También es importante tener presente que el propósito fundamental de los instrumentos financieros es apoyar los objetivos de la política de cohesión, y no solo generar rentabilidad financiera. Las nuevas propuestas legislativas sobre el marco de la política de cohesión posterior a 2020 han tenido en cuenta estas consideraciones, y han simplificado el uso de los instrumentos financieros. El presente documento es una edición actualizada de un briefing de 2016.

El uso de instrumentos financieros en la política de cohesión, considerado un método eficiente en materia de recursos para la utilización de los fondos públicos, está cada vez más extendido. Los instrumentos financieros ofrecen apoyo a la inversión en forma de préstamos, garantías, capital y otros mecanismos de reparto del riesgo. En el período de programación 2014-2020, los instrumentos financieros pueden ejecutarse en todos los ámbitos temáticos y fondos que abarca la política de cohesión, y combinarse con subvenciones. Está previsto que los importes asignados se dupliquen con respecto al período anterior. Las conclusiones que hasta ahora se han extraído de la ejecución de los instrumentos financieros revelan que dichos instrumentos ofrecen ventajas y plantean desafíos. Su carácter renovable puede aumentar la eficiencia y la sostenibilidad de los fondos públicos a largo plazo. La exigencia de reembolso puede estimular un mejor rendimiento y una mayor calidad de los proyectos de inversión. Los instrumentos financieros pueden mejorar el acceso a la financiación, al centrarse en proyectos viables desde el punto de vista económico que no han podido obtener financiación suficiente de las fuentes existentes en el mercado. Sin embargo, también pueden entrañar costes y tasas de gestión elevados, así como procedimientos complejos de puesta en marcha. Aunque los instrumentos financieros pueden ser un mecanismo provechoso para optimizar la utilización del presupuesto de cohesión, en algunos casos las subvenciones pueden resultar más eficaces. También es importante tener presente que el propósito fundamental de los instrumentos financieros es apoyar los objetivos de la política de cohesión, y no solo generar rentabilidad financiera. Las nuevas propuestas legislativas sobre el marco de la política de cohesión posterior a 2020 han tenido en cuenta estas consideraciones, y han simplificado el uso de los instrumentos financieros. El presente documento es una edición actualizada de un briefing de 2016.