Turismo sostenible: La dimension medioambiental

13-03-2017

El turismo es el tercer sector económico más importante en la Unión Europea (UE). Se calcula que el número de puestos de trabajo de ese sector asciende a 17 millones de personas y que su contribución total a la economía supone casi el 10 % del producto interno bruto de la UE. La relación del turismo con el medio ambiente es ambivalente: por una parte, la calidad del medio ambiente es fundamental para que el turismo tenga éxito, ya que muy a menudo es el factor que incita a la gente a visitar un lugar y los lleva a volver. Por otra parte, el turismo puede convertirse en el agente de presiones e impactos significativos en el medio ambiente. Los efectos adversos potenciales del desarrollo del turismo se inscriben en tres ámbitos principales: presión sobre los recursos naturales; contaminación; e incidencias de tipo físico, que suelen implicar la degradación de los ecosistemas. El cambio climático y el turismo están estrechamente ligados. Si bien el sector del turismo contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente como consecuencia del transporte de turistas, el calentamiento global también tiene repercusiones importantes en este sector. Es probable que el turismo de playa, de invierno y el basado en la naturaleza sean los más afectados. Las investigaciones realizadas apuntan la falta de datos relevantes, recientes y detallados a escala de la UE sobre el impacto del turismo en el medio ambiente. La Agencia Europea de Medio Ambiente está elaborando en la actualidad un mecanismo de información sobre la relación entre el turismo y el medio ambiente, sobre la base de varios indicadores, muchos de ellos homologables al contenido del Sistema Europeo de Indicadores Turísticos (ETIS) elaborado en el marco de la acción de la UE para promover la sostenibilidad del turismo.

El turismo es el tercer sector económico más importante en la Unión Europea (UE). Se calcula que el número de puestos de trabajo de ese sector asciende a 17 millones de personas y que su contribución total a la economía supone casi el 10 % del producto interno bruto de la UE. La relación del turismo con el medio ambiente es ambivalente: por una parte, la calidad del medio ambiente es fundamental para que el turismo tenga éxito, ya que muy a menudo es el factor que incita a la gente a visitar un lugar y los lleva a volver. Por otra parte, el turismo puede convertirse en el agente de presiones e impactos significativos en el medio ambiente. Los efectos adversos potenciales del desarrollo del turismo se inscriben en tres ámbitos principales: presión sobre los recursos naturales; contaminación; e incidencias de tipo físico, que suelen implicar la degradación de los ecosistemas. El cambio climático y el turismo están estrechamente ligados. Si bien el sector del turismo contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente como consecuencia del transporte de turistas, el calentamiento global también tiene repercusiones importantes en este sector. Es probable que el turismo de playa, de invierno y el basado en la naturaleza sean los más afectados. Las investigaciones realizadas apuntan la falta de datos relevantes, recientes y detallados a escala de la UE sobre el impacto del turismo en el medio ambiente. La Agencia Europea de Medio Ambiente está elaborando en la actualidad un mecanismo de información sobre la relación entre el turismo y el medio ambiente, sobre la base de varios indicadores, muchos de ellos homologables al contenido del Sistema Europeo de Indicadores Turísticos (ETIS) elaborado en el marco de la acción de la UE para promover la sostenibilidad del turismo.